Todos hemos tenido una etapa en nuestra carrera profesional donde el trabajo empieza a resultar rutinario, donde nuestras tareas se vuelven más sencillas, monótonas, no representan un desafío , es algo que pasa sin que nos demos cuenta, es un tipo de ilusión donde creemos  estar haciendo las cosas bien e incluso nos esforzamos para cumplir con las responsabilidades y llevamos a cabo todos los deberes, sin embargo,  no buscamos dar la milla extra, no vamos más allá de lo asignado, no tomamos nuevos retos ni  aprendemos otras habilidades.

De hecho, la mayoría de las personas están dentro de esta zona sin saberlo y  es que no es sencillo darte cuenta  que estas atorado en esta área si no te tomas un momento para analizar tu situación actual.

La zona de confort es el área donde te sientes a gusto, donde tus habilidades no son puestas a prueba, donde estas en control total de la situación, donde no necesitas demostrar tu capacidad, donde no hay nuevos retos por cumplir, es una zona segura donde no hay riesgos.

¿Por qué caemos en esta zona? Por dos razones, la primera es la inercia, la inercia es hacer las cosas por costumbre, aquí entra la clásica frase ” por qué siempre se han hecho de la misma forma”.  Marshall Goldsmith en su libro Triggers menciona lo siguiente: “Inercia es la razón por la que nunca empezamos un proceso de cambio, toma un esfuerzo extraordinario dejar de hacer algo en nuestra zona de confort para empezar a hacer algo difícil que será bueno para nosotros en el largo plazo, no apreciamos como nuestro ambiente influencia nuestras elecciones, fallamos en elegir la opción correcta”.

La otra causa es el miedo, el miedo a lo desconocido es normal en el ser humano, “la incertidumbre”, le tememos a lo que no conocemos, a los cambios, estamos acostumbrados a hacer lo mismo una y otra vez, nos da miedo intentar algo nuevo y fracasar, por ejemplo, buscar un trabajo nuevo a muchas personas les causa ansiedad ya que tienen temor a que las cosas no salgan bien a que no cumplan las expectativas, a que su anterior trabajo sea mejor que el nuevo y ese miedo les hace quedarse en un lugar donde no disfrutan o ya no se sienten a gusto, aunque la mayoría de las veces los cambios son para mejorar te dan oportunidad de empezar de cero, de empezar con más entusiasmo, más fresco.

Estas son algunas formas con las que puedes salir de esta zona:

Establecer metas: El paso número uno para poder salir de la zona de confort es fijar objetivos, decidir cuáles son tus metas , puede ser un ascenso, aumento de sueldo, crecimiento vertical o tal vez aprender una actividad que te permita crecer profesionalmente. Lo importante es mantenerte en movimiento, es decir, buscar desarrollar tus habilidades, adquirir más conocimiento.Una vez establecidas tus metas, solo es cuestión de continuar con el proceso de aprendizaje.

Aprender nuevas habilidades: Aprender cosas nuevas es una de las mejores formas de salir de la zona de confort, te mantendrá motivado en el camino hacia tus metas profesionales y también te convertirán en un elemento de mayor valor dentro de la empresa, ya sea aprender un idioma, hacerte experto en Excel,  tomar un curso sobre liderazgo, leer un libro sobre Management o simplemente sentarte con tus compañeros a recibir capacitación sobre otras áreas en las que te gustaría desarrollarte.

Empezar con  pequeños cambios: Debes empezar poco a poco, no tratar de hacer demasiados cambios o intentar muchas cosas a la vez, ya que esto puede desmotivarte, hay que tener en mente que aprender algo nuevo es un proceso que lleva tiempo y requiere esfuerzo, tratar de aprender muchas cosas a la vez no es práctico, es mejor concentrarse en 1 o 2 que pueda darte los mejores resultados dependiendo de cuál es tu objetivo.

Dejar de hablar y empieza a trabajar: La parte más importante, trabajar en lo planeado, empezar a actuar, planear las cosas y no llevarlas a cabo no tiene sentido, una vez que decides como saldrás de la zona de confort hay que llevarlo a cabo.

Ahora tienes un panorama más claro  y te será  más sencillo detectar si estas en esta situación, también tienes la solución para no estancarte y empezar a actuar para luchar en contra de la inercia que nos mantiene haciendo las mismas cosas y no nos permite mejorar, deja de pensar y empieza a ejecutar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s